viernes, 5 de noviembre de 2010

Modos de enfoque

El modo de enfoque se extiende más allá del enfoque automático y manual, por lo menos esto es lo que ocurre en la mayoría de las cámaras réflex y a algunas compactas avanzadas. Por desgracia, estos modos de enfoque extra, están vagamente explicados en el manual de instrucciones de la mayoría de las cámaras, limitándose solamente a decir que es capaz de enfocar de este, ese y aquel otro modo.

¿Cuáles son los diferentes modos de enfoque y cómo se utilizan?
Antes de seguir diré que, como siempre, cada marca tiene su propia nomenclatura para identificar las diferentes acciones que hace, por lo que en cada modo de enfoque, pondré la nomenclatura utilzada por cada marca, siguiendo siempre el mismo orden: Canon / Nikon / Sony / Olympus. 

- Enfoque manual: (M)
El primer modo de enfoque, completamente manual, donde se hace girar un anillo que  mueve una lente hasta lograr el enfoque correcto. 

- Enfoque Automático: (One Shot / S / AF-S / S-AF)
Es el que se conoce tradicionalmente como "enfoque automático". Apretando ligeramente el botón del disparador y sin llegar a disparar la fotografía, activamos el enfoque. Sirve para paisajes, bodegones, retratos... para esas situaciones en el que, el elemento a fotografiar es estático. 

- Enfoque continuo: (AI Servo / C / AF-C / C-AF)
Este modo de enfoque está contínuamente activo, ya que la cámara seguirá el movimiento del motivo manteniendolo siempre enfocado. Es ideal par objetos en movimiento como; animales, deportes... 

- Enfoque inteligente: (AI Focus / A / AF-A / no he visto que lo tengan las olympus)
Este modo es una combinación de los dos modos de enfoque anteriores. La cámara trata de determinar si el objeto enfocado debe de ser continuamente enfocado o si es un objeto estático, aplicando el enfoque que cree apto para ello. No obstante, no es un modo muy fiable y puede saltar de foco sin que nos los esperemos, estropeando la toma. 

- Enfoque manual en modo autofucus:
Es una característica interesante, que consiste en enfocar manualmente si el resultado del autofocus no nos convence. Es una característica que sólo viene en las cámaras Sony (DMF) y Olympus (en cualquier modo de enfoque). En Canon y Nikon, esta característica no viene en la cámara, sino en los objetivos preparados para ello (que actualmente suelen ser la mayoría).