lunes, 22 de abril de 2013

Ordenador de sobremesa para fotografías

Como ya dijimos hace poco, con casi cualquier ordenador podemos editar fotografías, pero no es lo mismo trabajar con ellas de una manera ágil, que perder la paciencia por la lentitud con la que trabaja cuando le aplicamos un filtros o pluging, por ejemplo, debido al escaso rendimiento del equipo, por lo que este post intentará orientar al lector sobre los requisitos mínimos que debería tener un ordenador para trabajar de una manera cómoda. Por supuesto, los requisitos para un aficionado que utilice programas de retoque gratuito, difieren de los que necesita un profesional para el uso de programas que requieran cierta potencia, por lo que las necesidades y requisitos de este último serán superiores.


Requisitos orientativos mínimos:
  • Procesador de doble núcleo (o más). Por suerte hoy en día casi todos los procesadores ya son de doble núcleo, esto facilita el trabajo del procesador para hacer varias funciones a la vez, lo que aligerará el trabajo y lo hará más rápido. Si el procesador, además, es HT (hyperthreading) o similar, mejor, ya que simulará un procesador de 4 núcleos (ojo, simular no es sinónimo de igualar).
  • 4G de RAM. También estamos de suerte, actualmente casi todos los equipos vienen con 4 o más gigas de memoria RAM. La memoria RAM, es la que se utiliza para mantener en activo el proceso actual del sistema operativo y de los programas que estén en marcha en ese momento, por lo que entre más programas se encuentren abiertos, más lento trabajará el equipo. Es interesante que tengamos una velocidad de memoria RAM rápida, DDR2 o superior (mirar también la latencia), ya que supondrá que la memoria trabajará más ágilmente.
  • 2 discos duros. Muchos de los editores profesionales (aunque utilicemos una demo o trial por X días de prueba) recomiendan utilizar 2 o más discos duros, ya que estos programas están diseñados para trabajar así y agilizar el trabajo utilizando los discos duros disponibles. No debemos confundir los discos duros con las particiones, ya que si tenemos 2 particiones en un mismo disco duro, seguirá siendo UN disco duro, con UNA SOLA cabeza dedicada a las dos particiones, por lo que esa cabeza lectora/escritora tendrá que compartir su trabajo en diferentes sectores del disco y podría ralentizar el trabajo.
  • Tarjeta gráfica dedicada. Es decir, utilizar una gráfica que no comparta los recursos del sistema, memoria RAM, procesador, ya que el rendimiento final del equipo no sería el de los requisitos mínimos, sino inferior. Una tarjeta gráfica dedicada es una tarjeta que se coloca a parte (o que viene en la propia placa pero con un procesador y memoria independientes) y desarrolla, ella sola, todo lo referente a la imagen, librando al procesador de esta pesada carga. Esto significa que, si compramos un equipo con 4 Gigas de Ram con una gráfica compartida de 1Giga, el rendimiento final del equipo será el de un equipo con 3 Gigas de Ram. No debemos preocuparnos en exceso de la cantidad de memoria de la tarjeta (256, 512 Megas, 1Giga...), ya que ésta capacidad, está pensada mayormente para los juegos y que se carguen en ella las texturas y cosas así, pero si que debe interesarnos el tipo de memoria que lleva (DDR3, GDDR...) ya que entre más rápido "piense" más fluido será el resultado de la imagen en la pantalla. Como curiosidad, decir que hace tiempo tuve un ordenador que iba algo lento y con el cambio de tarjeta gráfica, la fluidez y el trabajo  mejoró considerablemente.
  • Placa base. A nivel básico nos servirá prácticamente cualquiera, pero deberemos asegurarnos de que si la compramos por nuestra cuenta, acepte el tipo de memoria RAM y otras conexiones de los diversos componentes que le vayamos a conectar (Discos duros SATA o IDE, tipo de conexión para la gráfica PCIex, zócalo para el procesador...).
  • El resto de componentes, no son tan importantes (grabadora de DVD, USB, monitor... ) ya que a nivel básico cualquier cosa sirve y, excepto el monitor, el resto casi que es opcional, aunque se da por hecho que lo va a tener (es como preguntarle al vendedor de un coche si viene con ruedas).
A partir de aquí, cualquier cosa superior siempre mejorará el rendimiento del equipo.

Es importante señalar que actualmente estos puedan ser los requisitos mínimos que pueda necesitar un ordenador, pero cada año los programas y sistemas operativos que van saliendo al mercado, van solicitando más y más recursos (en mi opinión muchas veces innecesarios, ya que cargan en memoria muchas cosas que no utilizamos, pero eso es otra historia), por lo que no estaría mal estirar un poco nuestro presupuesto, para asegurarnos de que el equipo nos dure bastante tiempo.

Consejo: Si tenemos un poco de conocimientos de informática, adquirir un equipo comprando las piezas personalmente en diferentes establecimientos (es lo normal) el equipo nos saldrá mucho más barato, no solo porque podamos comprar la pieza más barata, sino porque podremos escoger piezas sin características superfluas que no vamos a necesitar, además, nos ahorraremos la mano de obra (que aumenta bastante el precio final de los equipos ya montados) y, lo más importante, nos aseguramos que no nos "la cuelan", que sé de buena tinta (es decir, que lo he sufrido), que hay tiendas de informática que lo hacen y más con la crisis que estamos pasando.

Quiero subrayar lo que dije al principio, el profesional trabaja con archivos de fotografía de muchos Megas (más de 300) e incluso a veces hasta Gigas, mientras que un usuario aficionado, por lo general, trabaja con unos pocos megas, lo que le será suficiente para trabajar con ordenadores con requisitos como los expuestos arriba.

2 comentarios :

Dario Zanni dijo...

Excelente aporte para tener en cuenta.

Saludos.

Edertano -- dijo...

Gracias por tu visita Darío, un saludo y me alegra verte por aqui de nuevo.